Sin categoría

Apuntes y aderezos

Quienes escribimos o por algún otro medio hacemos públicas nuestras opiniones, muchas veces caemos en el error de plasmar –unos con menos sutileza que otros– nuestras preferencias o deseos cuando nuestra función debería concretarse solo a hacer diagnósticos, basándonos en la percepción que tengamos sobre la materia o el tema que abordemos. Obviamente no soy la excepción y al hablar del proceso electoral que aún no concluye, como todo ser humano tuve deseos que aquí dejé entrever. Si bien éstos no nacen de un interés individual propio, sí encerraban la esperanza de verme beneficiado como parte de la colectividad. Algunos se cumplieron, otros no y a continuación describo a usted las causas que están moldeando mi estado de ánimo postelectoral.


Ha muerto el rey… ¡viva el rey!. Sí. Con carácter de electo, ya tenemos nuevo reyezuelo en la persona de Enrique Peña Nieto pero hoy, déjeme darme gusto agregándole otros apellidos que debería llevar: Salinas de Gortari, Salinas Pliego

Quienes escribimos o por algún otro medio hacemos públicas nuestras opiniones, muchas veces caemos en el error de plasmar –unos con menos sutileza que otros– nuestras preferencias o deseos cuando nuestra función debería concretarse solo a hacer diagnósticos, basándonos en la percepción que tengamos sobre la materia o el tema que abordemos. Obviamente no soy la excepción y al hablar del proceso electoral que aún no concluye, como todo ser humano tuve deseos que aquí dejé entrever. Si bien éstos no nacen de un interés individual propio, sí encerraban la esperanza de verme beneficiado como parte de la colectividad. Algunos se cumplieron, otros no y a continuación describo a usted las causas que están moldeando mi estado de ánimo postelectoral.


Ha muerto el rey… ¡viva el rey!. Sí. Con carácter de electo, ya tenemos nuevo reyezuelo en la persona de Enrique Peña Nieto pero hoy, déjeme darme gusto agregándole otros apellidos que debería llevar: Salinas de Gortari, Salinas Pliego, Azcárraga Jean, González Torres y los de todos los apátridas que inyectaron millones y más millones de pesos y dólares a su campaña o proyecto, en aras de proteger y acrecentar sus ya incalculables fortunas. Tiene también varios rostros: El de la corrupción, de la impunidad, de la mediocridad, de la incapacidad, de la ineptitud, etc. Ni modo. Si no sucede uno de esos vaivenes tan típicos en nuestro país, tendremos que soportarlo los próximos seis largos años.


Fueron varios los motivos, varias las causas y circunstancias que hubieron de conjuntarse y amalgamarse para que se obtuviera este lamentable resultado y son: entre otras y a criterio muy personal, el desastroso, pésimo y vergonzante desempeño como gobierno del PAN; su absoluta incapacidad para ser gobierno y que quedó confirmada al perder dos gubernaturas, varias curules federales y otras locales y quedando como tercer lugar en la elección presidencial y en muchos ayuntamientos. Al Partido Acción Nacional, hoy convertido en pandilla integrada por porros políticos, no le importó, en sólo 12 años, arrojar a la letrina el valor, el trabajo, los ideales, los sueños y los anhelos de verdaderos panistas que antaño lucharon por la instauración de una patria más equilibrada, más justa, más ordenada y más generosa para todos. Se conformó con ser una mega agencia de colocaciones para sus cuates y esto, lógicamente, trajo como consecuencia el llamado voto de castigo.


Otra causa, sin lugar a dudas y no menos importante, fue el absurdo y extemporáneo caudillismo ejercido por Andrés Manuel López Obrador, que se manifestó al dividir a la izquierda mexicana en tantas estructuras que existieron solo de membrete. Esto se evidenció cuando en infinidad de casillas el llamado Movimiento Ciudadano, y aún el Partido del Trabajo obtuvieron CERO VOTOS. Y Morena… ¿Dónde quedó? ¿Porqué no tuvieron la capacidad de cubrir, por lo menos el 90% de las casillas? A López Obrador no le funcionó el salto del discurso incendiario al mensaje amoroso. El Peje pareció olvidar que se enfrentaba a verdaderos expertos y artistas en la mapachería y alquimia electoral.


Intervención abierta y descarada antes, durante y después del 1 de julio, la tuvieron los llamados poderes fácticos, aquellos que no se ven pero existen; aquellos que con el poder del maldito dinero y de todo torcido recurso que con él se puede adquirir son los que dividen a los pueblos; son quienes vulneran, corrompen, avasallan, doblegan y hasta suprimen conciencias, voluntades y dignidades. La intromisión de estos poderes oscuros y semi ocultos pero que la mayoría sabemos sobre quienes reposan, fue la que convirtió, a decir de muchos, en la más sucia elección que se haya dado en la historia mexicana, la recién efectuada y que superó en porquería a la CAÍDA DEL SISTEMA DE 1988 y al desaseado y por siempre dudoso triunfo de Felipe Calderón en 2006.


La planeación, desarrollo y resultado de esta elección presidencial estuvieron fraguados por consigna. Bajo ninguna circunstancia debería colarse la posibilidad, por remota que fuera, de que ganara AMLO. Prueba de ello es la acelerada, sumaria, pronta y expedita forma en que el Consejo General del IFE dijo NO a la petición fundada de que se recontaran los paquetes electorales voto por voto; y, para no desentonar, un magistrado del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, que lleva el apellido Luna aunque no sé si por padre o por su sacrosanta madre, declaró, antes de que la coalición reclamante presentara su recurso, que “nadie ganaría en la mesa lo que no ganó en las urnas”. El más neófito en derecho sabe que adelantar un juicio es prejuzgar y es lo que hizo este futurista magistrado. Por este solo hecho, debería ser removido de su posición de juzgador e inhabilitado para volver a serlo.


Nuestra cultura, nuestro conocimiento en materia político-electoral está en su etapa embrionaria. Esa es la causa principal de que el próximo 1 de diciembre vaya a ser coronado Enrique Peña Nieto. Un muy significativo porcentaje de quienes tenemos derecho a votar y así lo hicimos, no tenemos o no utilizamos la capacidad de analizar, discernir o visualizar los adversos o favorables resultados al depositar nuestro voto, y con éste nuestra confianza en determinado partido o candidato. Votamos por inercia; votamos disque castigando; votamos a ciegas; votamo$, votamo$, votamo$; pero… JAMÁS ELEGIMOS.


¿Qué sigue? Los perredistas y sus coaligados se dedicarán, después de lamer sus heridas, a analizar las fallas y los errores que habrán de combatir y eliminar para el 2018. Los priístas afilarán uñas y colmillos, ante el temor de contar sólo con seis años para saciar su glotonería por dinero y por poder. Los panistas deberán salir primero del estado de shock provocado por la humillante derrota; hacer el recuento de los daños; y, obligadamente, someterse a un ejercicio de autocrítica que forzará, seguramente, una masiva deserción o expulsión de muchos seudopanistas.


ADEREZO.- (No tomado del refranero moderno) A quienes me leen en Alaska o en Siberia; en Madagascar o en Tecomates, les comento algo que sólo sucede en mi muy amado México, concretamente en San Luis Potosí: un micro diputado local, de nombre Juan Daniel Morales Juárez se dispuso y puso a contender por la alcaldía de Rioverde, solicitando las licencias correspondientes DESPUÉS DEL PLAZO que las leyes establecen; siguió cobrando, disfrutando y utilizando los recursos que en derecho le correspondían siendo diputado (pero ya como candidato a alcalde), o sea que quiso “chiflar y comer pinole”; “quiso mamar y dar tope”; “quiso estar en misa y andar en la procesión”. Ante esto, no faltaron los ciudadanos acomedidos que le señalaron su ¿error?, pero no a él sino ante las instancias y en los plazos legales que en su momento correspondieron. La consecuencia fue que “la puerca torció el rabo”. El TRIFE declaró ilegal y por lo tanto inválida su candidatura a la alcaldía. El diputadito en mención no se quedó a recibir las condolencias de sus promotores y partidarios, sino que se “sacrificó” reincorporándose a su función de legislador. Esto… esto es lo que inflama y altera mi glándula encabronatutaria. Esto se opone a y destruye todo razonamiento lógico y así, se convierte en la más puerca aberración. ¿Qué calidad moral le confiere el derecho de formar parte del órgano hacedor de leyes cuando él no las respeta? Debieron inhabilitarlo para ocupar cargos públicos los próximos 84 años.


OTRO ADEREZO.- Oscar Bautista Villegas: Ya diste gracias a Dios, a los ángeles, a los arcángeles y a toda la corte celestial porque vas a ser diputado federal. Alguien me aseguró que no pasarías de tu condición de ELECTO y yo aposté a que sí tomarás posesión de tu curul, pero… ¿sabes qué? Deseo perder, pagaré con inmenso regocijo esa apuesta porque tu candidatura fue más ilegal que la de Juanito Danielito.


Hasta la próxima…
Siempre contando con Dios primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *