COLUMNAS

Abrazos, no balazos: el fracaso

**Buenos candidatos de MC para el 2024 dejan fuera a Eruviel Ávila**

**Carrera presidencial ya comenzó, los partidos ya posicionan a sus aspirantes**

Resolver problemas tan arraigados como el de la delincuencia organizada y narcotráfico en México es complejo, se tiene que hacer cuidando varios ángulos, no sólo uno, como quiere hacer ver el presidente Andrés Manuel López Obrador. Por esa razón su solución ha fracasado ante la mirada incrédula de La Mayoría Silenciosa. 89 mil 41 homicidios en sus primeros 30 meses duplican los 42 mil 658 de Enrique Peña Nieto durante el mismo periodo. Justificar que el problema es heredado de anteriores administraciones es vergonzoso para un líder de un país, porque su responsabilidad inició hace casi tres años.

Al presidente se le olvida que cuando un funcionario toma el cargo se hace responsable de su dependencia y sus problemas, de hecho, es una de las razones por las cuales es elegido, para resolver problemas de los ciudadanos. Cuando La Mayoría Silenciosa votó por López Obrador lo hizo pensando en que terminaría con la corrupción, la inseguridad, bajaría el precio de la gasolina y metería a la cárcel a los expresidentes, ninguna de las anteriores se ha logrado.

Su política de abrazos no balazos ha fracasado y no sólo evade su responsabilidad de darle paz a los ciudadanos, de ejercer la fuerza del Estado; su ceguera, apatía y necedad, es parte de la cobardía en la que se escuda por temor a los grupos de narcotraficantes.

Andrés Manuel López Obrador justifica que está trabajando para que los jóvenes no caigan en las manos de los grupos delictivos, pero mientras deja en la indefensión a millones de mexicanos, cierra los ojos ante las masacres suscitadas en diversos estados, los daños colaterales han matado a cientos de inocentes y eso no le importa.

Obcecado como es, sigue pensando que La Mayoría Silenciosa no está informada o, mejor dicho, gracias a los medios de comunicación está desinformada.

No sabe lo que se vive a diario en una colonia de la Ciudad de México, Estado de México, Guadalajara, Monterrey, Michoacán, Tamaulipas y muchos estados más, donde las balaceras son el pan de cada día, los asaltos, las extorsiones y otros delitos se padecen sin que la autoridad haga nada por la seguridad, si no lo sabe que ponga una oficina en Aguililla o Apatzingán, tal vez en Tejupilco u Otzoloapan, en Matamoros, para que vea quién gobierna ahí.

Así como es de autoritario en las conferencias mañaneras y con sus enemigos, La Mayoría Silenciosa quisiera que fuera con el narco, haciendo respetar su país, calle a calle, colonia a colonia, municipio por municipio y estado por estado. Se le olvida quién manda en el país o ya cedió el poder al ‘nuevo gobierno’.

La Mayoría Silenciosa tiene que ser objetiva ante el problema, aquí no caben las simpatías partidistas, cabe el estado de derecho, los derechos básicos de las personas, los derechos constitucionales. Si bien el presidente tiene una visión parcial del problema, no nos obliga a pensar igual que él, el fanatismo partidista no ayuda en nada a resolver el problema, porque el problema es de un país.

En Movimiento Ciudadano

El balance electoral del partido Movimiento Ciudadano (MC) no puede ser más halagador para el futuro cercano, son gobierno en Jalisco, ganaron Nuevo León, hicieron un buen papel en Colima y Campeche, esto los vuelve competitivos para el 2024; sin embargo, la duda es quién será el elegido por Dante Delgado para encabezar la candidatura, Enrique Alfaro, Samuel García o Luis Donaldo Colosio junior.

Con estos buenos candidatos, los rumores del posible arribo de Eruviel Ávila al partido Movimiento Ciudadano para ser candidato quedan descartados, toda vez que cualquiera de ellos es más competitivo que el exgobernador del Estado de México y por supuesto tiene mejor imagen que el priista, quien dejó varias dudas en el manejo de recursos durante su paso por la gubernatura.

En México

Los presidenciables de las tres principales fuerzas han comenzado a medir el terreno, las encuestas de salida después del 6 de junio ponen en la palestra a varios aspirantes, entre ellos algunos ya conocidos y otros que han destacado por su buen papel durante sus gobiernos. Son dos largos años en donde todo puede pasar, varios saldrán airosos en su meta, otros más surgirán y algunos más se quedarán en el camino.

En el PAN de entrada, Ricardo Anaya y Pancho Domínguez son ubicados como los mejor posicionados en las encuestas. En Morena la cosa está muy pareja entre Claudia Sheinbaum y Marcelo Ebrard. En el PRI, Miguel Ángel Osorio Chong seguido de Alejandro Moreno y Manlio Fabio Beltrones. Así las cosas, veremos cómo se mueven los números con el paso de tiempo y la posibilidad de alianzas, que es palpable en todo momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *